lunes, 17 de julio de 2017

UN JAGUAR EN EL CENTRO HISTÓRICO

FRAGMENTOS DE MÉXICO TENOCHTITLAN 
A la caída de la gran Tenochtitlan, sus maravillosas construcciones de templos y pirámides quedaron destruidas, sus piedras fueron reutilizadas y con ellas levantaron iglesias, coloniales casonas, palacios y otras construcciones que muchas de ellas aún podemos apreciar en nuestro Mágico Centro Histórico. Estas piedras talladas de las llamadas “pieza suelta” quedaron a la vista de todos, pero dispersas entre las calles de este maravilloso sector y aun las podemos buscar, encontrar y contemplar, pues son el legado mudo de nuestro gran pasado.
Una de estas piezas, un tipo dintel con forma de un felino, (ocelote o jaguar) la podemos apreciar en una esquina de una antigua construcción que en la actualidad es un negocio y que se encuentra muy cerca de la Avenida Circunvalación en el área de la Merced. Ahí incrustada en la parte alta de una casona, está la interesantísima cabeza felina de época prehispánica, que fue tallada en una piedra basáltica, colocada justo sobre el margen donde convergen la esquina de sus dos fachadas que forman las calles de Callejón de San Marcos antiguamente (Callejón de Pachecos) y Emiliano Zapata (Calle de los 7 Príncipes).
Recordemos que en el México prehispánico el jaguar jugo un papel muy relevante, era parte de su vida, de su religión y le temían y lo veneraban. Según la revista de Arqueología Mexicana, el Jaguar era fuerte y ágil, con un agudo sentido del olfato y afiladas garras, se convirtió en parangón de las virtudes masculinas, identificado con cazadores y guerreros y, por analogía, con la guerra y el sacrificio. Asesino silencioso y furtivo, su habilidad para ver en la oscuridad lo asocian con la brujería y la magia, como alter ego de chamanes o espíritu familiar de sacerdotes y reyes.
Si usted quiere conocer a este emblemático felino y se encuentra en la zona del Zócalo, tendrá que tomar la calle de Moneda, de ahí a varias cuadras hacia el oriente logrará encontrar y apreciar esta peculiar pieza, elaborada en buen tamaño y que podría tener más de su cuerpo, pero no se aprecia, o tal vez solo es un dintel, una figura que adornaba algún edificación de la Gran Tenochtitlan. La escultura representa la cabeza de un felino con gran realismo, las fauces están semi abiertas mostrando los colmillos. Tiene un golpe, una fractura en el lado derecho. Encima de esta cabeza de “Jaguar”, hay una cruz de argamasa que fue colocada ahí para acompañar a esta singular fiera.
Tal vez solo sea una figura tallada en una piedra, una de esas piezas sueltas que podemos apreciar aun dispersas en el  Mágico Centro Histórico. Pero es una pieza especial, que al que gusta de la historia, el que busca estas rarezas y símbolo de nuestro pasado, podrá contemplarla, comentarlo, tomarle fotos y disfrutarla e imaginar su origen de como llego ahí  y que después de tantos años aún podemos apreciar.
 
Roberto Samael C E

No hay comentarios:

Publicar un comentario