martes, 23 de abril de 2013

EL SAMBORNS LA CASA DE LOS AZULEJOS


La historia del Sabores o Casa los Azulejos, puede remontarse hasta el siglo XVI cuando fue trazada la calle San Francisco (hoy Madero), una las primeras colonias y por mucho tiempo la avenida más popular de la Ciudad de México. Al inicio fueron dos casas que se unieron por acuerdo matrimonial de dos familias criollas novohispanas. Fue precisamente la Quinta condesa del Valle de Orizaba quien mandó reconstruir la casona después de muchas transformaciones, convirtiéndola en todo un palacio, una joya del barroco mexicano de principios del siglo XVIII y recubriendo sus fachadas con miles de azulejos fabricados en Puebla. Se cuenta que cuando terminó de vestir su exterior, causó tanta admiración, que gran cantidad de habitantes se concentraron a sus puertas para verla. Desde entonces la gente llama a este bello edificio: "La Casa de los Azulejos".


SUFRIÓ UN INCENDIO MENOR EN EL SEGUNDO PISO

En 1917, un norteamericano visionario y emprendedor que tenía un importante negocio de droguerías y fuente de sodas llamado "Sabores Bross" S. A.", vio en la casa de los azulejos la continuidad de su negocio y la oportunidad de expansión. Le tomó más de dos años remodelarla. La casa ha resistido inundaciones, terremotos, las construcciones vecinas del edificio Guardilla y la Torre Latinoamericana, el subsuelo incierto de la ciudad, abandonos, hipotecas y todo tipo de alteraciones. Desde 1919 gracias a Sabores, sus puertas permanecen abiertas desde las 7 hasta la una de la mañana. Después de su restauración (1993-1995) y un incendio menor sufrido en su segundo piso, se respetó fielmente todas las etapas históricas de los azulejos; desde el Barroco, el afrancesamiento del porfirizo, hasta el Art Novia y los dos murales. Este palacio ha presenciado no solo felicidad y regocijo, pues según se narra también “hechos sobrenaturales”, además de crímenes, como un terrible asesinato en el siglo XIX. Cuna de milagros y hasta terremotos según cuentan varias leyendas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario